Los vientos del norte en esta época del año se adueñan de todo lo que va a su paso; su fuerza es tal que sacude los árboles a tal punto, que hace pensar que se doblarán o quedarán en el