Una casa abandonada fue nuestro refugio contra la lluvia. Estuvimos en Punta Blanca, adentro de  las montañas -lo que queda- y en toda la costa del pacífico, en medio de la nada, salvo por dos casas. Punta Blanca es un