A lo lejos desde mi terraza observo, entre medio de dos largas palmeras, el cielo típico de una costa, o mejor dicho el mar. El viento se agita y una carpa con letras rojas que dicen: H.R. (honorable), rompe el paisaje.