La provincia de Los Santos es parte de mis memorias, y ahora que inicia la temporada seca, viajo a disfrutar de la vida del campo en una vivienda tradicional. Desde la ventana del auto: el paisaje de cerros y lomas